martes, 25 de noviembre de 2008

Crisis y Caos


Querid@s Amig@s,

No sé si os pasa igual que a mí – el tiempo se me vuela. Parece que ‘la crisis’ y ‘la recesión’ conllevan un ritmo propio, que nos arrastra en un vórtice de inseguridad, miedo y decisiones tomadas de forma impulsiva. Oigo a la gente, y la sensación que parecen tener, es como si alguien se les haya quitado la alfombra por debajo de los pies. Nunca he escuchado de tanta gente, PAS o no, que está de baja por ansiedad y depresión o porque les resulta imposible dormir ocho horas seguidas. Me preocupa.
Es fácil decir que las viejas estructuras ya no valen, que tenemos que buscar nuevas formas de enfrentarnos con la vida. Ya, muy bien, pero eso no paga la hipoteca, ¿verdad?
Es fácil de decir que vale más ser optimista, que todo lo que estamos viviendo es una situación pasajera, que hay que tener fe porque todo, absolutamente todo tiene un sentido.
Yo, personalmente lo creo, pero entiendo muy bien que no todo el mundo piensa así. Estoy convencida de que tenemos que aprender a relacionarnos de otra manera, que tenemos que cambiar muchas actitudes que teníamos frente al dinero, al comercio, a la manera en que cultivamos nuestra comida. Pero, ¿vosotros, qué? Cada uno tiene que sacar sus propias conclusiones de lo que está pasando, y entiendo que muchos se sienten abatidos y decepcionados. Cansados y defraudados. Engañados y explotados. Y con razón. Pero estando así, sintiéndose victima de una sociedad fraudulenta, lo único que pasa, es que cada vez nos sentimos peor. Esta no puede ser la solución. Vivimos en tiempos de caos, pero desde el caos siempre nacen cosas nuevas. Las cosas se volverán a ordenar, pero de una manera diferente, con lo cual es correcto de decir que esas estructuras están en un proceso de cambio. No podría ser de otra manera. Os deseo mucho coraje y sabiduría.

Por otro lado, ya en un plan más prosaico, os quiero recordar que las Navidades se están aproximando. Estáis a tiempo de evitar el estrés excesivo si empezáis ya con las preparaciones. Mucha comida se podría congelar – aparte de que por estas fechas todo todavía es más barata, te evitas los nervios por ‘las cosas del último minuto.’ Os aconsejo de hacer listas con las cosas que hay que hacer, y de poner fechas para su ejecución.

Hoy me ha llegado un correo llamado ‘Navidades Sostenibles.’ Es realmente interesante y aporta muchas ideas muy válidas. Si no lo habéis recibido y queréis recibirlo, házmelo saber, y os lo mando.

Os deseo calma y fe, alegría y optimismo. Con la risa la carga pesa menos.

No hay comentarios: