martes, 16 de septiembre de 2014

Frase del Día

"Cualquiera puede enfadarse, es muy fácil. Pero enfadarse con la persona adecuada, la cantidad adecuada en el momento adecuado, por el motivo correcto y de la manera correcta no es fácil". 
Aristóteles, Ética a Nicómaco

lunes, 8 de septiembre de 2014

FERIA de SALUD en CAMPANET, 21 septiembre

Como cada año, volveremos a participar en la

FIRA DE SALUT

en Campanet, Mallorca. 

domingo 21 septiembre

Visítanos de 10.00 a 19.00





sábado, 30 de agosto de 2014

Altamente Sensible y avergonzarse de ello

Como muchos de vosotros sabréis, el mes pasado colgué un post comunicando que se estaban buscando PAS para colaborar en un programa para la RTV. El post obtuvo bastante reacciones, pero casi todas eran tipo "enhorabuena" y "dime cuándo se emite porque quiero verlo". Relativamente pocas personas -en todo caso bastantes menos de lo que había esperado- decían estar dispuestas a colaborar, o sea, a aparecer en público como personas altamente sensibles. Esto por un lado. 
Cuando, hace unos días salió el trailer de un documental sobre la alta sensibilidad, un proyecto americano de crowdfunding para dar a conocer a gran escala el importante trabajo de Elaine Aron, y vi las muchas reacciones de la gente, en seguida me di cuenta de que el tema de ser altamente sensible y hacerse visible como tal acarrea dificultades a la mayoría de los PAS. 
Comentándolo con Elaine Aron, llegamos al tema de la humillación y de la vergüenza. Personalmente, añadiría el tema del miedo. Es cierto, los PAS somos diferentes y, dependiendo de la manera en que nos educaron y de las experiencias vividas en nuestra infancia, la emoción llamada "vergüenza" puede tener mucho poder sobre la manera en que, como mayores, nos vamos moviendo por el mundo. 
El mensaje principal que promueve la vergüenza es: "no valgo" o "soy malo". Quieres esconderte, desaparecer y a lo mejor llegas a creer que no mereces a nadie cerca o que ni siquiera mereces existir... tan terriblemente grande puede ser el poder de esta emoción. Está claro, se trata de una emoción negra, negra y súper tóxica. Y es especialmente tóxica porque generalmente es "mentira". 
La vergüenza es una "emoción social", igual que la timidez (de la cual hablamos en el artículo del pasado mes), la culpa o el orgullo. Se llama "social" porque solamente puede producirse en relación con otras personas. El riesgo de sentirte avergonzado dentro de un grupo hace que procures que tu comportamiento no genere críticas; hasta aquí puede ser incluso positivo. Pero si haces algo mal, o tu entorno te acusa de haber hecho algo mal, recibes críticas y llegas a creerlas; especialmente siendo niño. 
En uno de sus artículos, Elaine Aron dice: "...Estoy convencida de que los PAS tienen una mayor tendencia a sentirse avergonzados que la mayoría de la gente. En parte es así porque vivimos nuestras emociones más intensamente, y también porque, teniendo este rasgo, heredamos estrategias de cautela y aseguramiento de que, antes de actuar, el riesgo es mínimo. En el caso de la vergüenza, estas emociones nos llevan a evitar o esconder todo lo que nos podría generar enemigos..." 
Ahora, volviendo al programa de la tele, está claro que la mayoría de los PAS tiene miedo a crearse enemigos, o, por lo menos, enemigos potenciales. Recuerdo el mensaje de alguien que me dijo: "Me encantaría participar y hablar sobre las enormes ventajas de la alta sensibilidad, pero en este momento no tengo trabajo, y si la gente me viera tan vulnerable, seguro que en la vida encontraré un trabajo..." 
Es la triste realidad y lo entiendo. Entiendo que para muchos, ser sensible todavía es percibido como una debilidad, o que, por lo menos, pesa más esta parte que la parte positiva. Y me duele, ya que por un lado es ésta la realidad que muchos viven como la sombra de la sociedad actual, pero al mismo tiempo me hace ver la tremenda necesidad que hay de que el rasgo de la alta sensibilidad sea reconocido y respetado como una característica más. Como algo normal ya que, en el fondo, lo es. Ya veis, ese enorme poder de la vergüenza... 
Lejos de verse capaces de manifestarse como seres altamente sensibles y de esta manera ayudar a los miles y miles que son PAS sin saberlo, pasándolo mal sin saber que sí hay soluciones, muchos se decantan por la adaptación a los deseos y exigencias de los demás, de la sociedad. Intentamos no llamar la atención, no cometer errores y no destacar, a no ser por nuestra generosidad y afán de ayudar y de servir. 
El miedo a convertirnos en vulnerables hace que no nos atrevamos dar la cara. Lo entiendo perfectamente. Lo entiendo, pero al mismo tiempo me dice que queda muchísimo trabajo por hacer - cada uno por su cuenta, trabajando la completa aceptación de su alta sensibilidad hasta lograr el coraje de salir del armario, y nosotros, los profesionales, para que nuestro rasgo, nuestro precioso rasgo, sea aceptado como el don que es. 
Al mismo tiempo no quiero dejar de dar las gracias, las gracias desde lo más profundo de mi corazón, a aquellos que han dicho estar dispuestos a hacerse visibles. Seguro que en el curso de este mes nos veremos en Madrid. 
Para terminar me gustaría invitaros -aquellos que son conscientes de que sienten vergüenza por ser sensible- a reflexionar un poco sobre este tema tan importante. La vergüenza y el miedo nos impiden ser quienes somos. Un comportamiento adaptado es un comportamiento "torcido" que tiene una influencia negativa sobre tu desarrollo, tu crecimiento personal. Es un tema agudo que merece vuestra atención - en primer lugar para vosotros mismos, pero también de cara al mundo... 
Esta vez no tengo consejos, lo siento. No tengo soluciones, ojalá. Mi única esperanza es que, a través de vuestras reflexiones, descubráis algo que pueda ayudaros a resolver temas de vuestra infancia -comentarios tóxicos, castigos injustos, maltrato en general, pertenecer a una cultura diferente...- que hacen que en este momento percibáis la sensibilidad como algo vergonzoso.

viernes, 29 de agosto de 2014

Dónde puedes encontrar mi libro...

¿Tienes ganas de darte un capricho? 
¿Buscas un libro interesante para obsequiar? 
Has pensado en mi libro que trata sobre la Alta Sensibilidad? Aparte de que es un buen regalo en si, ayudarás a que el rasgo de la Alta Sensibilidad se vaya conociendo más y más, con lo cual nos harás un enorme favor a todos los PAS, y especialmente a los niños que luchan con este rasgo y no saben muy bien como encauzarlo.
Lo puedes conseguir en formato papel, pero también en versión digital (pdf). Lo pides, y te lo mandamos. Aquí lo puedes pedir en la web. Pero también lo puedes conseguir en las siguientes tiendas: 

Palma:         Herboristería Tawara (Carrefour gen Riera)
                 Librería Dual
                 Librería Literanta
                 Librería Drac Magic
                 Librería Colon
                 La consulta de SaludNaturalmente (Sta Catalina)
                 Herboristería Biodespensa (Andrea Doria) 
Santanyi:    Ecoteca, C/Centre 6 
Campanet:  Masajes AJ

Lanzarote:  Librería Lanzarote 
Madrid:        Librería Paradox  
Malaga:      Librería Prometeo 
Ourense:    Librería Eixo 
Vitoria:       Consulta Marisa Fernandez

martes, 26 de agosto de 2014

Trailer de la película "SENSITIVE"

El fantástico trabajo que la Dra Elaine Aron ha realizado para las personas altamente sensibles ha resultado en este trailer de una película sobre la ALTA SENSIBILIDAD. Es un documento precioso, sensible y emocionante que todo PAS y no-PAS debería ver... O sea, RECOMENDADO!!


Por cierto, es un proyecto basado en el crowdfunding, y todavía se están buscando sponsors para completarlo. Ya puedes donar a partir de un dólar US $.

Sí, está en inglés, lo sé, pero con fondos suficientes se podrá subtitular... ¡¡Imagínate la aceptación qué llegaremos a tener los PAS!! 


lunes, 11 de agosto de 2014

Altamente Sensible, la buena conversación y la cháchara

foto: Inspiraçoes Assintecal
El verano es la época del año por antonomasia para juntarse con amigos, para disfrutar de cenas y de cenitas, para excursiones, vamos, para actividades en grupo. Además es tiempo de bodas y todo tipo de celebraciones. Y a muchos PAS ya les basta pensar en este tipo de cosa para en seguida darse cuenta de una leve sensación de pánico. 
La persona altamente sensible generalmente es un ser social. Le encanta el contacto con otras personas, le encanta la conversación; la buena conversación. Como una de sus características determinantes es la de procesar profundamente la información recibida, suele tener ideas bien evaluadas y meditadas, y generalmente le encanta compartirlas con personas cercanas y afín. No con muchas a la vez, eso no, con una, quizás con dos. Le encanta, sí, pero no siempre, y a veces incluso se puede estresar demasiado y se bloquea.

Pánico ante la conversación
El PAS tanto puede sentir pánico cuando se siente obligado a empezar una conversación, como cuando se le dirige la palabra y tiene que contestar. Seguro que de niño le han tachado de tímido, un juicio que a lo mejor se lo ha creído y que ha hecho que incluso muchos años después está convencido de que es esto que le pasa, que es una persona tímida. Ahora, si lees esto y te sientes aludido, pues igual eres tímido: no te conozco y no lo sé, pero si eres PAS es muy probable que no eres tímido sino que te pasa algo que tiene que ver con saturación y bloqueo.


Timidez
Si te consideras tímido, te aconsejo revisar este concepto que tienes de ti mismo. ¿Por qué? Porque es más que probable que, siendo PAS, te bloqueas por sobresaturación. Puede ser que sientes miedo y timidez, pero no es lo mismo. Si te fijas en muchas cosas a la vez como los PAS solemos hacer (¿Cómo me verá el otro?, ¿Qué pensará de mi?, Seguro que me verá tonto/gordo/estúpido/aburrido...etc, etc) te sobresaturas y te estresas y la consecuencia es el bloqueo. Un entorno nuevo y personas que no conoces, también producen muchísima información sensorial, aumentando tu nivel de estrés. Reflexiona sobre tus pensamientos y expectativas, y procura corregir el autoimagen que tienes. Una vez que te des cuenta que tu bloqueo básicamente es el fruto del estrés, a lo mejor consigues encontrar y eliminar unos cuantos factores estresantes. 
Otro tema que puede contribuir al estrés y el bloqueo es la idea que tenemos que ser como los No-PAS. Si eres PAS y si perteneces a la categoría de los PAS introvertidos, no intentes ser extrovertido porque te va a salir mal. Confórmate con tu estilo propio, fíjate en tus cualidades empáticas y de buen escuchador, ya que realmente tienes mucho que ofrecer.

La cháchara
Lo que no le suele gustar al PAS son las situaciones en que se habla de nada, "de aire", las conversaciones en que no hay un tema de interés y la gente que habla por hablar. Cuando no se escucha y se habla de tonterías. El cotilleo. Es allí donde se pone nervioso y querrá escapar. El PAS se suele aburrir y generalmente no se le ocurre nada por decir, encima es probable que tiene la sensación de que está perdiendo el tiempo. Puede pasar que, por nervios, irritación o impaciencia, decimos algo que no viene a cuenta, metiendo la pata. Puede pasar que pasemos vergüenza ajena. Puede pasar que nos sentimos terriblemente incómodo. 
Algo que he descubierto hace un tiempo, es que puedes influenciar en este tipo de conversación. Puedes ser la persona que hace las preguntas, y si las haces bien, es como entrevistar a la otra gente, de la manera que ellos te van contando y tu puedes hacer lo que mejor haces: ¡escuchar! Para que no te cortes/bloquees/satures en el momento de lanzar tus preguntas, prepáralas de antemano: apúntalas y apréndalas de memoria. 
A pesar de que no te guste la superficialidad, podrías plantearte empezar con algo trivial, ya que es un poco rarito de empezar una conversación con alguien que no (o apenas) conoces con una pregunta tipo: "¿Qué te parece de Nietzsche?" No, mejor es comentar sobre algún objeto de arte en el espacio en que te encuentras, las joyas (¡piedras!) de la mujer que tienes delante, la música del evento, el sabor del vino, los colores de la comida presentada... Algo por el estilo que, encima, te permite valorar un poco la sensibilidad de la otra persona. Inténtalo, es más fácil de lo que a lo mejor te parezca. Y si empieces con "¿Qué te parece de...?" en lugar de "¿Te gusta...?" consigues que tu interlocutor contesta con algo más que un simple "sí" o "no". Aparte de eso, siempre puedes recurrir a frases como:  "Es la primera vez que estoy aquí, ¿para ti también?" "¿Cómo te has enterado de este evento?" "La excursión/comida/celebración de este año no se parece en nada a la del año pasado. Recuerdo... ¿Cómo lo ves tú?" 
A lo mejor no te sale bien a la primera; no desesperes, no pasa nada y vuelve intentarlo. Sé creativo. Si te imaginas de antemano unos interlocutores te será más fácil de preparar frases de este tipo. Date cuenta que comunicar es importante, siempre, y no deja de ser una oportunidad de encontrarte con otros PAS. Ten en cuenta también que no eres el único que tiene cierta dificultad con situaciones de este tipo y tómatelo con calma. Y para terminar: es imposible gustar a todo el mundo; ¡a ti tampoco te gusta todo el mundo! 

Consejos:  
  • Reflexiona sobre la diferencia entre "timidez" y "sentirte bloqueado por saturación y estrés".  
  • Revisa situaciones anteriores y observa la cantidad de impresiones nuevas (input sensorial) que te han hecho sentir agobiado, saturado y bloqueado.  
  • Si te espera una situación de tipo descrito aquí arriba, piensa en que puedes hacer para eliminar factores estresantes (enterarte de quienes son los otros invitados, conocer el espacio/menú/medio de transporte/tiempo necesario para llegar, cita peluquería, preparar la ropa que te quieres poner... 
  • Fíjate en tus cualidades de empático y de buen escuchador. No intentes ser extrovertido si no lo eres. 
  • Prepárate unas preguntas que puedes hacer y que invitan a la otra persona de contestarte con comentarios más amplios. (Si no se te ocurre nada, léete algunas entrevistas para inspirarte). 
  • En todo momento, ten claro que no puedes gustar a todo el mundo. Ni sería sano si fuera el caso :)

domingo, 29 de junio de 2014

La Alta Sensibilidad y la Importancia del Desarrollo Personal

Como a lo mejor sabes soy coach especializada en el tema de la alta sensibilidad, y cuando la gente me pregunta por mi método de trabajo siempre tengo que contestar que no tengo método. Y es verdad. No tengo un estricto método de trabajo en el sentido de un, digamos, programa estructurado. Me explico. 
Templo de Apolo, Delfos
Para empezar: la alta sensibilidad es un rasgo, es algo que uno puede ser, como uno puede ser muchas otras cosas más. No es un trastorno, no es una enfermedad, no es algo que tienes; ser sensible forma parte de tu carácter. En principio es un don, pero en la práctica puede causar dificultades en el día a día, y especialmente en las relaciones personales y/o laborales. Cada uno es diferente, y cada uno experimentará esas dificultades a su manera personal.
Una tendencia general es que un PAS se sienta abrumado por el mundo. Vive ese mundo como un lugar hostil, materialista y bastante ajeno a sus valores. Es posible que se siente un bicho raro que no encaja. Sin embargo, estamos en este mundo, formamos parte de él y por tanto tenemos que movernos en él. Tenemos familia, compañeros de clase, amigos, relaciones amorosas, vecinos, colegas en el trabajo... Dependemos de otras personas en cuanto a ciertos servicios, en cuanto a la enseñanza, en cuanto al abastecimiento de los productos que utilicemos... Vamos, aunque a lo mejor no quisieras, tenemos que relacionarnos con otros seres humanos los cuales generalmente no comparten nuestro rasgo. Ya sabes, somos una minoría ya que de cada 10 personas solamente 2 son más sensibles que el resto.
Ahora, ¿qué puedes hacer para no sentirte tan no-comprendido, para no sufrir tanto, para no sentirte tan mal, tan solo? Te digo que la solución, que la única manera de sentirte bien contigo mismo y con este mundo (¡que también es tuyo!) es aprender a sentirte mejor contigo mismo, con quien eres y como eres. Dicho de otra manera, de ti depende encontrar puntos de referencia internos que te permiten llegar a sentirte bien, tranquilo y equilibrado: en paz con lo que te viene por el camino.
Existe una tendencia de echar la culpa fuera, a los políticos, a los jefes, a los padres, vamos, a cualquiera al que le hemos dado un cierto poder sobre nosotros y sobre nuestra existencia. Mientras echas la culpa a otros, no hace falta sentirte responsable... si total, "tú no puedes cambiar nada". Mientras si es cierto que individualmente no puedes cambiar la constitución del país, o las reglas de tu empresa, esto no quiere decir que tienes que sentirte víctima y conformarte con ese rol de "felpudo". ¡Eres alguien, tienes una voz, tienes un corazón sensible y tienes manos y piernas para entrar en acción! Tienes mucho, y lo que sobre todo tienes, es una responsabilidad individual a la hora de empezar a generar cambios a nivel personal, social o político. Nadie puede cambiarte, sino tu mismo. Y si crees que puedes cambiar a los demás, pues, olvídate, porque no puedes ni podrás.  
"Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo", es una de las frases más famosas de Mahatma Gandhi. Y efectivamente, así es. Cambiarte, aprender a tomar responsabilidad de tus pensamientos, de tus palabras y de tus actos, es lo que llamamos andar ese camino de desarrollo personal.

"Conócete a ti mismo"
Estas palabras se podían leer en el vestíbulo del templo de Apolo, en Delfos, Grecia. Todo discípulo que entrara en ese recinto sagrado recibía este importante mensaje.

El primer paso en ese camino de desarrollo personal es descubrir quién eres; conocerte a ti mismo. El autoconocimiento como primer paso en tu camino de desarrollo personal.

Tu, como PAS, eres mucho más que sensible. Tienes valores, tienes miedos, deseos, necesidades, talentos, capacidades... Alguna vez te has preguntado cuáles son? Y hasta qué punto vivas en congruencia con ellos? ¿Qué es importante para ti? Si tienes pareja, ¿eres feliz? ¿Cómo te ves a ti mismo? ¿Sabes también como los otros te ven? ¿Cómo te ves ahora y cómo te ves en cinco años? ¿Te gusta esa última imagen de ti mismo? ¿Eres consciente de tus juicios hacía ti mismo y hacia el mundo en general? ¿Quieres cambiar...?

Aprendiendo cómo eres y cómo actúas en determinadas circunstancias, tomando consciencia de tus actos, (re)conociendo tus propios miedos y vencerlos poco a poco, todo esto te irá permitiendo, pasito a pasito, ganar una fuerza interior que antes a lo mejor te faltaba. Esa sensación de que el mundo te pueda, lentamente se irá convirtiendo en una postura de tipo: No me gusta, y ¿qué puedo hacer para cambiarlo? ¿Cómo contribuyo para que haya menos sufrimiento y más justicia? Cada uno tiene algo por compartir, algo con que dejar una (pequeña) huella dentro de la existencia humana. Ojo, no hace falta construir hospitales ni catedrales, basta con la defensa de tus valores y de practicar y enseñar respeto. Tenemos talentos, todos tenemos talentos y capacidades con los cuales hemos nacido y que son, en realidad, nuestros propios referentes internos.

Este trabajo interior, ese camino de conocer y vencer tus miedos, hará que iremos ganando la capacidad de actuar desde nuestro Yo, libre de miedos (irracionales) y de limitaciones y viejas creencias; llegaremos a actuar desde nuestros valores, desde aquello en que firmemente creemos.

Y es por esto que no tengo ningún método fijo para trabajar con las personas altamente sensibles, ya que, si miramos ese camino de autoconocimiento o de desarrollo personal, cada uno que viene a hacer sesiones conmigo, se encuentra en un punto determinado de su viaje personal. Descubrir dónde se encuentra la persona y cuáles son los puntos que quiere desarrollar, esto determina el trabajo que se hará en las sesiones de coaching, un trabajo que siempre irá enfocado en un mayor autoconocimiento, en una mayor responsabilidad y  más pro-actividad y en una mayor libertad interior.

La sensibilidad, lejos de limitarte, te puede proporcionar las alas que te permiten vivir tu vida plenamente.

Ir a mi web